al arte no hay que compararlo, hay que insuflarlo;

no hay estándar ni ojo clínico que pueda medirlo

ni asirlo ni remotamente limitarlo;

el que puede lo respira, lo sangra o lo comparte,

sólo el sabio lo usa para sanar.


David Lethei